A la lluna

0

alalluna-ilustracion-00-valencia

A la lluna es un paseo ilustrado que recorre los puentes de Valencia, los 18 que cruzan su cauce seco. En él me acompaña Merxe Navarro contando historias y detalles de cada uno.
.

alalluna-ilustracion-01-arago

Pont d’Aragó. 1926-1933. Arturo Monfort, José María Burguera y Gabriel Leyda, ingenieros.
El Puente de Aragón se sitúa en el límite sur del ensanche proyectado en 1887 uniendo la Gran vía Marqués del Turia con la antigua Estación de Aragón. Es uno de los primeros puentes del que, desde su concepción, está diseñado para la canalización de una gran cantidad de tráfico y que permitirá la peatonalización del cercano Puente del Mar. Realizado en hormigón armado, en su alzado cabe destacar la contraposición de las hendiduras verticales con los 6 arcos que transmiten la carga del tablero y el tráfico a través de los apoyos al terreno.
Textos de Merxe Navarro.

alalluna-ilustracion-02-noudoctubre

Pont del Nou d’Octubre. 1986-1989. Santiago Calatrava, arquitecto e ingeniero.
El Puente del Nou d’octubre, primera aportación de Santiago Calatrava a la ciudad de Valencia, sirve de conexión entre la ronda sur y la norte en su extremo occidental. En él ya puede apreciarse la vocación de escultor del proyectista a través de las piezas dispuestas en ambos sentidos del puente realizadas con una base de hormigón armado visto y acero.
Textos de Merxe Navarro.

alalluna-ilustracion-03-trinitat

Pont de la Trinitat. 1401-1407. Mateu Texidor.
El puente de la Trinitat es el más antiguo de los que atraviesan la ciudad de Valencia realizado en sillería de piedra para sustituir el, hasta entonces, puente de madera. Cercano al convento de la Trinidad que le da nombre, tuvo que ser reconstruido por la Junta de Murs i Valls tras la riada de 1517. Forma parte de la magnífica colección de arquitectura civil gótica gracias a sus arcos y escaleras de acceso al lecho del río. A pesar que originalmente el puente no disponía de esculturas, las actuales, obras del escultor Ponzanelli, fueron originalmente creadas para decorar el Puente de San José y se trasladaron al de la Trinidad en 1942.
Textos de Merxe Navarro.

alalluna-ilustracion-04-angelcustodi

Pont de l’Àngel Custodi. 1941-1948. Arturo Piera, ingeniero.
Construido en el siglo XX, se realiza una combinación de técnicas, soportes de sillería de piedra y tablero apoyado en vigas de gran canto de hormigón armado. De marcado carácter funcionalista, une la avenida de Peris y Valero con Eduardo Boscá y, en origen, canalizaba el tráfico de mercancías proviniente del sur dirección al puerto de Valencia.
Textos de Merxe Navarro.

alalluna-ilustracion-05-campanar

Pont de Campanar. 1932-1937, Arturo Piera, ingeniero. Reconstrucción 1958.
Construido durante la guerra civil española, se sustentaba mediante vigas de hormigón armado de gran canto apoyadas sobre machones de sillería donde la única decoración en el mismo era el de la rejería de las barandillas. El Puente de Campanar sufrió las consecuencias de la riada de 1957, siendo necesario el refuerzo en sus apoyos mediante muros de hormigón. El equipo de Vetges tu i Mediterrànea, en su proyecto de ajardinamiento de este tramo del Turia, decide ocultar el puente en la cota del cauce con muros recubiertos de plantas trepadoras y disponiendo elementos que distraigan la atención del mismo, como la fuente regadera.
Textos de Merxe Navarro.

alalluna-ilustracion-06-santjosep

Pont de Sant Josep. 1604-1607. Jerónimo Negret y Sebastián Gurrea, picapedrers.
El también llamado Pont Nou, une la ciudad de Valencia con los viajeros que llegaban desde Cuenca. Realizado en sillería de piedra, es de estilo gótico y sustituye, como en otros casos, al anterior puente de madera originario de 1393. La actual escultura que le da nombre, obra de Octavio Vicent, fue regalada por los falleros a la ciudad y dispuesta sobre el puente en 1951 sustituyendo a las anteriores de Ponzanelli.
Textos de Merxe Navarro.

alalluna-ilustracion-07-lesarts

Pont de Les Arts. 1990. Norman Foster, arquitecto.
Previo a la realización del Palacio de Congresos, Sir Foster proyecta este puente del Turia conectando la ronda interior con Marchalenes. Realizado en hormigón armado con acabado visto, los soportes se ubican de forma central y los dos tableros, uno para cada sentido, por los que transcurre el tráfico están en voladizo. Esta horizontalidad de los tableros es contrarrestada con la verticalidad de las luminarias, situadas en el eje de simetría entre tableros, consiguiendo el equilibrio en el conjunto. La visión inferior del puente recuerda al romper de las olas a pesar de haber sido construido cuando el lecho ya había sido urbanizado como jardín.
Textos de Merxe Navarro.

alalluna-ilustracion-08-serrans

Pont dels Serrans. S XIV, Juan Bautista Corberà, picapedrero.
El origen del trazado del puente de Serrans data en el S.XIII y conectaba los habitantes de las Serranías con la ciudad. El anterior puente de madera se sustituirá en sillería de piedra en el S. XIV obra del picapedrero Juan Bautista Corberà. El actual puente es fruto de la reconstrucción realizada por la Junta de Murs y Valls en 1518 tras la riada del año anterior. De estilo gótico, similar al de la Trinitat, ha sido peatonalizado en 2012 ganando así relevancia la visión de las Torres de Serranos. El origen de la expresión A la lluna de València queda vinculado a este puente siendo el espacio donde permanecían los visitantes que llegaban cuando la puerta de Serranos ya había sido cerrada.
Textos de Merxe Navarro.

alalluna-ilustracion-09-drassanes

Pont de les Drassanes. 1928-1931. Federico Gómez de Membrillera y Luis Dicenta Vera, ingenieros.
Coetáneo del Puente de Aragón, el estilo predominante de este puente es el modernista apreciable tanto en las barandillas como en la decoración del alzado. Este hecho vincula, una vez más en la ciudad de Valencia, el modernismo y la industria. Debido a la cercanía al mar, el terreno obligó a emplear cimentación de más de 12m de profundidad en algunos puntos. Realizado en hormigón armado y revestido con piedra artificial, se completa con la forja de rejería y luminarias.
Textos de Merxe Navarro.

alalluna-ilustracion-10-montolivet

Pont de Montolivet. 1992, José Antonio Fernández Ordóñez, ingeniero. 2007, Santiago Calatrava, arquitecto e ingeniero.
Dos puentes en uno, contraposición de estilos y formas de resolver una misma situación. El primero en construirse será el de obra de Fernández-Ordóñez, ejecutado mediante unas bóvedas vaídas de hormigón armado apoyadas en sus extremos en rótulas articuladas sobre los soportes pantalla. Tras la construcción del complejo de la Ciudad de las Artes y las Ciencias se opta por la reformulación del puente por Calatrava buscando la unificación estética del conjunto. En este caso, estructura de acero pintada en blanco, se apoya en dos puntos, uno por cada tablero que junto a los muros de los extremos reciben toda la carga. Un muro con la escalera de acceso desde el tablero al jardín inferior resuelve la reparación en la cota inferior.
Textos de Merxe Navarro.

alalluna-ilustracion-11-real

Pont del Real. 1599, La Fábrica Nova del Riu. 1966-1968, Alberto Oñate, ingeniero.
El puente del Real debe su nombre y reconversión en piedra a una boda real, la de Felipe III y la Reina Margarita en 1599. Al encontrarse entre el Palacio Real y la Catedral fue el elegido para formar parte de la comitiva real. Arcos vaídos y majones puntiagudos lo asemejan al resto de puentes históricos marcando su diferencia en los casalicios barrocos, recién restaurados, que alojan las esculturas de San Vicente Ferrer y San Vicente Mártir. En 1966 además de su consolidación, fue gravemente dañado por la riada de 1957, se triplicó el tamaño del tablero según el proyecto de Alberto Oñate reutilizando parte de los materiales originales.
Textos de Merxe Navarro.

alalluna-ilustracion-12-mar

Pont de la Mar. 1592-1596, Francesc de Figueroa, picapedrer. 1932-1935, Javier Goerlich, arquitecto.
Como su nombre indica, este puente es la conexión natural entre la ciudad y el mar incluso antes de construirse el puerto. Su conversión en piedra fue obra de Francesc de Figueroa y Juan de Herrera, arquitecto real, realizó la supervisión durante la ejecución. Tras la construcción del Puente de Aragón, se peatonaliza el Puente del Mar de la mano de Javier Goerlich. Las escalinatas, el banco corrido y la piedra de rodeno junto al lago diseñado por Bofill en su lecho imprimirán el carácter actual aumentando su belleza.
Textos de Merxe Navarro.

alalluna-ilustracion-13-assutdelor

Pont de l’Assut de l’or. 2008. Santiago Calatrava, arquitecto e ingeniero.
El único puente en el que la calzada para peatones se ubica en el centro es el de l’Assut de l’or. Compartiendo el espacio central están los tirantes de acero que sustentan el tablero de acero al gran pilono curvo, realizado también en acero. La altura de este mismo soporte, único apoyo en el desarrollo del puente, lo convierte en el segundo puente más alto de España. Su ubicación, cercano al assut que le da nombre, conecta cerca del mar las dos circunvalaciones exteriores de la ciudad.
Textos de Merxe Navarro.

alalluna-ilustracion-14-regne

Pont del Regne. 1999. Salvador Monleón Cremades, ingeniero.
El Pont del Regne, el más largo de los que atraviesan el Turia en la ciudad de Valencia, conecta la avenida de Francia con la avenida del Reino de Valencia. Con una reinterpretación del estilo gótico, está realizado en hormigón armado en forma de vigas de gran canto con apoyos articulados en los soportes. Destacan las cuatro esculturas que asemejan ángeles caídos con cabeza de gato obra del escultor Joan Martí con el mismo lenguaje gótico del puente.
Textos de Merxe Navarro.

alalluna-ilustracion-15-flors

Pont de les Flors. 2002. Santiago Calatrava, arquitecto e ingeniero.
Durante la ejecución del actual Puente de la Exposición se decidió construir este puente para que aliviase el tránsito en el Puente de Aragón. En este caso Calatrava opta por una sencilla resolución de la estructura, tablero totalmente horizontal apoyado en 16 pilares hexagonales de sección variable. El protagonismo lo toma la decoración en flores utilizadas a modo de separación entre el tránsito rodado y el peatonal que se van cambiando según la estación del año.
Textos de Merxe Navarro.

alalluna-ilustracion-16-fusta

Pont de Fusta. 2010-2012, Jose María Tomás Llavador, arquitecto.
El Pont de Fusta es el único puente asimétrico debido a la separación física del tráfico rodado y peatonal cada uno en un tablero propio. El dedicado al tráfico peatonal, gana el protagonismo de todo el puente no sólo por ser el único decorado sino por haber sido ejecutado en el material que les da nombre, la madera. En contraposición, el tablero de rodado es puramente funcional y de hormigón. Este doble puente es el sustituto del anterior que fue construido al haber quedado destruido el original de madera y piedra en la riada de 1957 y que unía el centro de Valencia con la estación del trenet de nombre ídem desde 1892.
Textos de Merxe Navarro.

 

alalluna-ilustracion-17-ademuz

Pont d’Ademús. 1958-1963, Carlos Fernández Casado, ingeniero.
El diseño del Puente de Ademuz, dando salida de la ciudad hacia dicha población y aledañas, se centra en el aprovechamiento máximo de los recursos multiplicando el número de apoyos. Estos soportes en forma de esbeltos cilíndros de hormigón armado que repartidos por el tablero y articulados en su estructura, permiten que la cimentación, necesaria para transmitir al terreno su peso y el del intenso tráfico que lo atraviesa, sea menor. Pese a su funcionalismo, en sus aceras se producen ligeros ensanchamientos en los que permanecer y poder observar el cauce sin interrumpir el trasiego de los demás viandantes.
Textos de Merxe Navarro.

alalluna-ilustracion-18-exposicio

Pont de l’Exposició. 1908-1909, José Aubán, ingeniero. 1991-1995, Santiago Calatrava, arquitecto e ingeniero.
El primer puente del Turia construido en hormigón armado es el desaparecido Puente de la Exposición construido ex profeso para acceder a la Exposición Regional de Valencia celebrada el mismo año. De estilo art-decó fue otro de los puentes que no sobrevivió a la riada de 1957. El Puente actual fue construido a la vez que se ejecutaba la estación de metro situada en su base y que obligó a construirlo en las cercanías para, al ser acabado, situarlo en su lugar definitivo. El arco-viga, la peineta, es de acero pintado en blanco y sostiene el puente con un vano ubicando sus apoyos únicamente en los extremos.
Textos de Merxe Navarro.